LEARN MORE

RECONNECTION

ADAPTATION

CREATIVITY

​​​​After its five-year life, Wake up Miami! is taking some time this 2020, like many of us are, to reconnect, explore, and go into the wild. We are sharing some beautiful moments with you, enjoy!

FLAMINGO DAZE

Improvisation

Composer:
TBA

Musician:

TBA

DANCE NOW MIAMI!

Concept: Dance NOW! Miami

Artistic Directors: Hannah Baumgarten & Diego Salterini

Choreography by: Hannah Baumgarten with Anthony Velazquez

Dancer: Anthony Velazquez

Music by: Sean Dibble

LA GUACAMAYA

La Guacamaya Collective

Musicians:

Carlos Patiño, Tambor Alegre, Hernán Álvarez, Tambora, David Guevara, Llamador, Guillermo Ospina, Gaita Hembra, Diego Matallana, Gaita Macho y Maracon

La Guacamaya Collective es un grupo de música tradicional colombiana que busca rescatar y promover los ritmos y géneros musicales de la región del Caribe de Colombia. Es una propuesta que nace de la necesidad de sus integrantes por explorar la riqueza rítmica y musical de esta región. Entre los géneros que interpreta la agrupación se encuentran la cumbia, el porro, el mapalé, el bullerengue, y la tambora. La agrupación está integrada por cinco jóvenes músicos que se desempeñan en el campo de la música académica, la enseñanza y la composición, pero que encuentran en el grupo de gaitas y tambores un espacio de creación y conexión con sus raíces.

TOUCH: REVOLVING AROUND TOUCH WITHIN A NATURAL ENVIRONMENT.

GoPra Dance Performance Company

Dancers: Carlota Pradera, Lize-Lotte Pitlo

Choreography by: Lazaro Godoy

Music by Emily Peters (On Air)

Poem: The Journey, Mary Oliver

COCOON: TRANSITIONAL PERIODS

Choreographer and Dancer: Lize-Lotte Pitlo

Song: “Samskeyti” by Sigur Rós

LAS PANTERAS

Song: Guajira Moderna

Composer: Michelle Fragoso

Arranger: Néstor G del Prado 

Musicians: Néstor G del Prado, Bass, Michelle Fragoso, Triola

CATCHING THE WIND

Featuring Carlos Estévez

Based on Universo Portable, a story by Fundación Cuatro Gatos

Universo Portable

Hay un hombre común y corriente que tiene una maleta. Él mismo la hizo.

 

A diferencia de su creador, la maleta dista mucho de ser común y corriente. Es vieja y grande. Tan grande, que en su interior el hombre puede guardar todo lo que necesite o todo lo que se le antoje o todo lo que imagine y sea capaz de crear. 

 

A veces, el hombre amanece con ganas de transformar el universo, “el conjunto de las cosas que tienen existencia física en la Tierra y fuera de ella”. 

 

Y como nada se lo impide, juega con los cuerpos celestes, con el espacio, el tiempo y todas las formas de la materia; crea su propio universo: estrellas, planetas, satélites, todo tipo de criaturas del firmamento que cruzan por su imaginación. Big Bang. Un universo hecho de papel, de varillas de madera de balsa, de tintas, de hilos y tiras de colores. Un universo que cabe en una maleta. En su vieja maleta. Y en ella lo lleva a ocupar su lugar en el cosmos.

 

Ahí llega el hombre con su universo portable. Que no es mejor ni peor que el que describen los científicos, sino, simplemente, Otro. Que no pretende negar o sustituir al conocido, pero que tiene el poder, así sea por un rato, de transformarlo, de ampliarlo, de complementarlo. 

 

El primero en aparecer, no podría ser de otro modo, es el Sol. También conocido como  el hijo de Hiperión, el titán Helios, el dios Sol Invictus, El Que Alegra a los Mortales), Febo, Ra, Utu, Inti, Sué. Aunque puede ser hembra y llamarse Amaterasu o Ekhi. Uno y múltiple, con sus cuatro ojos (El Que Ve Todo): Sol de Tierra, Sol de Viento, Sol de Fuego, Sol de Agua. En fin... ¡el Sol!

 

Le sigue, por supuesto, La Luna. Es hermosa, no hay duda de que el hombre de la maleta la ama, pero también es inconstante: tiene dos caras (yo, en su lugar, no me fiaría demasiado de ella). Ya lo dijo quien lo dijo: “Todo es culpa de la luna, cuando se acerca demasiado a la tierra todos se vuelven locos”. 

 

El planeta sonrosado. Es tan tímido que cualquier cosa, lo menos pensado, lo ruboriza. Vive feliz de carecer de luz propia y trata —casi siempre lo logra—, de no llamar la atención. Por eso su órbita es tan discreta. Atraviesa el firmamento y ni cuenta te das.

 

El planeta enano. O, como prefieren decirle algunos, el planeta diminuto. Pero su tamaño, como casi todo en esta vida, es relativo. ¿Pequeño con relación a qué? A otros astros, tal vez. Pero si lo comparas con nuestro hacedor de universos, ¡o con su maleta!, lo de enano o diminuto resulta discutible.

 

Señoras y señores: ante ustedes, el planeta sonámbulo. Todo un enigma de la bóveda celeste. Evanescente, entre despierto y dormido, jugando siempre al si-es-no-es. También se le ha llamado planeta fantasma porque, como cualquier alma en pena, llegado el caso sabe cómo asustar. Sonámbulo o fantasma, es un cuerpo misterioso si las hay. Está hecho, se presupone, de polvo estelar. Pero, ¿de polvo estelar enamorado?

 

He aquí un cometa. Colorido, despreocupado y, como todos los de su clase, un tris excéntrico e impertinente. Si lo analizas fríamente los cometas son astros de segunda categoría, están a la saga de los planetas y los satélites, pasan y al poco tiempo nadie los recuerda. Este es uno más entre tantos y tantísimos vagabundos del espacio estelar. Pero qué diferentes pueden ser las noches si se tiene la suerte de ser testigos de la visita de uno de ellos.

 

El creador de universos dudó entre hacer un eclipse de sol o un eclipse de luna. Finalmente se decidió —en mi opinión, de forma un tanto caprichosa, pero ya se sabe cómo es de imprevisible la especie humana— por un eclipse de mar. Y lo sumó a su universo portable. Ahora vuela junto al sol, la luna, el planeta sonrosado, el planeta enano y el planeta sonámbulo.. 

 

Dentro de un rato, lo más probable es que todos regresen al interior de la maleta. 

 

O quizás alguno escape, o sufra un accidente, y se vaya a recorrer sus propios caminos. 

 

O tal vez el hombre suelte los cordeles que los atan y los deje a su suerte. 

 

Cualquier cosa puede suceder. Pero, por el momento, ahí están, formando parte, así sea efímeramente, del universo observable, del horizonte del cosmos.

Sponsors

With the support of the Miami-Dade County Department of Cultural Affairs and the Cultural Affairs Council, the Miami-Dade County Mayor and Board of County Commissioners.

In collaboration with

 
  • Vimeo Social Icon
  • YouTube Classic
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Instagram App Icon

PAXy - Putting Art in the galaXy